El Ártico es accesible para el hombre solo gracias a la ayuda de los perros del hielo. Como cazadores, transporte y guardianes, durante miles de años han sido un vínculo vital con la naturaleza. Los perros llevaron al pueblo Sarqaq desde Siberia a América y después fueron esenciales para llevar a los exploradores al Polo Norte. Amundsen ganó la carrera al Polo porque confió en los perros de hielo. Cuando la luz vuelve a Groenlandia, vamos hasta Scoresbysund para conocer como los perros del hielo son los únicos compañeros que vale la pena tener en estas frías latitudes.

Ir a la barra de herramientas